Consejos

Abejas en el jardín

Las abejas en el jardín, siempre en atareada labor, son sinónimo de muchas cosas, entre ellas de primavera, de vigoroso crecimiento floral, de ricos aromas…, en una palabra: de vida.

Mi intención es aportar a lo largo de algunos post unos cuantos datos de interés sobre las llamadas “abejas de miel” con el fin de “aprender a conocerlas mejor. Pero mis buenas intenciones se ven un poco “frustradas”  fácilmente porque por más que seleccione datos interesantes,  podría llenar volúmenes de libros y tú pasar muchas horas leyendo.

En pocas palabras, las abejas son fascinantes. No sólo eso, sino que las abejas -aunque no lo puedas creer- son esenciales para la producción de la mayoría de los alimentos que crecen. Sin la acción polinizadora de las abejas, las plantas no producen frutos. No importa si estás cultivando fresas, calabazas o árboles frutales: no hay oportunidades de éxito si no cuentas con  abejas de miel en las cercanías de tu jardín.

Hay ocho especies diferentes de abejas “de jardín” (entre razas puras e híbridos) productoras de miel, aunque no todos ellas abundan o se observan con la misma frecuencia; pero de hecho son más de 2.000 las que abundan en el mundo y están taxonómicamente diferenciadas. Algunas fueron criadas específicamente con las características deseadas y con capacidad para producir miel y -en otros casos- para resistir enfermedades.

En nuestro próximo post veremos cuáles son esas ocho especies y sus característicos.

Imagen: ecoplagas