Consejos

Adición de materia orgánica al suelo

La adición de materia orgánica más que una buena idea, es casi una necesidad. Podría decirte que volver a la materia orgánica, es la única modificación que con certeza ayuda tanto a la fertilidad como a la textura de la tierra.

Tipos de materia orgánica

Hay muchos tipos de materia orgánica. Ya se trate de estiércol o humus vegetal, es imprescindible alimentar el suelo y en consecuencia enriquecer todo el ecosistema que existe allí. El suelo a su vez alimentará a tus plantas. Veamos las opciones más frecuentemente utilizadas.

Compost

El compost hace una enmienda excelente y si te enfocas a él, tendrás excelentes resultados sin mencionar un punto para nada menor, que es el hecho de que es gratis.

Estiercol

El estiércol a menudo también se puede obtener gratuitamente de las granjas locales y de los establos. Vale aclarar que el estiércol debe ser compostado y descompuesto hasta que se vuelva oscuro, desmenuzable y sin olor. El estiércol fresco tiene demasiado amoníaco en su composición y no puede usarse porque puedes quemar tus plantas e incluso molestar a tus vecinos por el mal olor que despide.

Turba

La turba es barata y funciona muy bien para aflojar el suelo. Como desventaja, señalo que es muy polvorienta, por lo que se aconseja remojarla primero para que sea más fácil trabajar con ella.

Restos orgánicos

Aunque no es lo mejor, incluso puedes pensar en  recortes de hierba y otros desechos directamente aportados a la tierra de jardín con miras a descomponerse lentamente. En este caso sólo hay que tomar única precaución: asegúrate de que lo que pones abajo de estos restos está libre de semillas.