Piscinas

¿Qué hacer cuando el agua de la piscina irrita los ojos?

piscina

Todos conocemos la sensación de salir de la piscina y empezar a sentir un incómodo picor en los ojos, que en ocasiones incluso puede derivar en una irritación más severa. ¿Sabemos a qué se debe y cómo remediarlo?
Lo más normal es pensar que el agua de la piscina está sucia, nada raro si ha acumulado los desechos y partículas que pueden flotar en el ambiente de cualquier jardín. Sin embargo, a veces no es tan sencillo como esto. En realidad, la irritación de los ojos que nos produce el baño suele producirse debido a niveles incorrectos de cloro. Para estar seguros del motivo exacto del problema (o todo lo seguros que podamos, claro) os recomendamos una prueba muy simple: oler el agua. En función de lo que percibamos, seguramente estaremos ante dos situaciones:

  • Si el agua no huele bien, o huele demasiado a cloro, estamos ante un nivel de cloro libre bajo (no alto como podríamos pensar por mera lógica). También es posible que se deba a la presencia de cloraminas, un compuesto desinfectante que en ocasiones se utiliza en el agua como alternativa al cloro libre. En todo caso, para paliar esto lo mejor es regular el pH a un nivel que se encuentre entre 7,2 y 7,6, y mantener el cloro a 1-1,5 p.p.m. Si no mejora, podemos hacer un filtrado del agua durante un día entero.
  • En caso de que no notemos un olor especialmente fuerte, pero sí se nos irriten los ojos, lo más probable es que el cloro esté en niveles por encima de lo deseable. ¡Nos hemos pasado con él! Debemos reducir la dosis que utilizamos y mantenerlo en niveles que vayan entre 1 y 1 p.p.m.

Si no tenéis claro cómo controlar estos niveles, si a veces tanta sigla os suena a chino… no os preocupéis, es lo más normal, sobre todo al principio. Recordad que en vuestras tiendas de productos de jardín encontraréis medidores para ayudaros en esta tarea, y no dejéis de leer el resto de nuestros artículos dedicados a piscinas. ¡Aquí estamos para ayudaros!