Consejos

Ahorra dinero plantando tus propios vegetales (II)

ahorra-dinero-plantando-tus-propios-vegetales-ii

Compartimos hoy la segunda parte de esta propuesta. En el primer post, fundamentábamos la importancia de dedicarnos a cultivar algunos de nuestros propios alimentos, y de plantearnos algunas preguntas clave que nos ayudarán a decidir correctamente. Comenzamos ahora mismo con la primera de ellas…

¿Qué tan fácil y económico es cultivar esa planta para que pueda crecer?

El tiempo es dinero, el agua es dinero, los fertilizantes son dinero. Si  tú  haces jardinería como un hobby algunas de estas cosas no tendrían importancia, pero si esperas ahorrar dinero a raíz de plantar tu propio alimento sí tienen importancia. Entonces el aspecto a considerar es evaluar costoso de etapas como la plantación, la cosecha, el riego, la fertilización, etc.

¿Cuanto costaría el mismo alimento si lo obtuvieras en una tienda?

Esto deberia ser obvio:  tú obtienes una mejora en tu prespuesto si plantas alimentos caros. En este caso es necesario establecder un cálculo que incluya como parámetros: la extensión de terreno que posees,  la densidad de plantas de acuerdo a la especie que has elegido y entonces sabrás cuantas plantas puedes extraer de cada metro cuadrado. Una vez claro ese número, hay que sacar cuentas considerando el costo de la planta en el mercado.

¿Cómo conservar estos alimentos?

Hay alimentos que se ponen feos rápidamente, requieren un rapido envio para llegar al mercado, lo cual hace que su precio sea mayor. En tu caso, si eliges plantarlos, debes saber que puede pasar que  sea difícil para tu familia poder llegar a consumirlo todo, por lo que es necesario que sepas cómo y dónde almacenarlos. En algunos casos pueden ser cámaras de frío, freezer o frigorífico, o de lo contrario cocinarlos y mantenerlos en conservas como por ejemplo almíbar o similar. Dedicaremos en los próximos días, a compartir algunas recetas a este respecto, es decir cómo conservar frutas y verduras si no se dispone de la posibilidad de cámaras de frío o frigoríficos.