Consejos

Alergia a las plantas

alergia plantas

La alergia a las plantas, (más adelante veremos que esta expresión es literalmente no tan correcta) es una poderosa limitante para algunas personas, sea que se dedican a la jardinería o no.  A veces en nuestro carácter de simples peatones, que circunstancialmente transitamos una avenida arbolada, padecemos un verdadero infierno debido a este problema.

Como en todos los casos, tener conocimiento del tema nos revelará  cómo ser más libre  y menos “rehenes” de este trastorno.

Delimitando el problema

En una gran mayoría de los casos, la expresión alergia a las plantas es tan genérica como incorrecta, puesto que el trastorno más generalizado asociado con ella, es la alergia al polen. El otro gran segmento de personas alérgicas, está integrado por quienes padecen las llamadas alergias estacionales, a veces no tan específicas pero claramente vinculadas al mundo vegetal.

Alergia al polen

¿El polen de las plantas desencadena tus alergias? No te preocupes. Al tomar decisiones inteligentes, puedes controlar algunos factores y  frenar la producción del polen de su jardín y seguir disfrutando de la jardinería.

Muchas flores, arbustos, árboles y gramíneas producen muy poco polen o incluso nada. Y en el caso de algunas especies, es posible elegir aquellas que  producen polen sólo en ciertas plantas. En esos casos, todo lo que necesitas hacer es asegurarse de que tienes en tu jardín sólo las plantas femeninas, vale decir aquellas que no producen polen.

Síntomas más frecuentes

Uno de los problemas más difundidos, es la muy conocida rinitis alérgica, cuya  clásica manifestación pasa por ojos llorosos y la nariz tapada.

Estornudos constantes e incontrolables son la otra consecuencia más común y molesta a la vez, especialmente porque suele molestar a las personas que están alrededor del paciente con alegria, cosa compleja -por ejemplo- en centros de estudio o en puestos de trabajo en los que se comparte espacio con mucho público.