Piscinas

Evitar la aparición de algas en la piscina

cuidado piscina

Ver aparecer algas en nuestra piscina de jardín puede ser algo normal, no debemos alarmarnos. Pero sí es importante que conozcamos algunas medidas básicas para tratar de evitarlo en la medida de lo posible.

Hemos hablado y recomendado en nuestro blog a menudo fungicidas, perfectos para el césped del jardín y para mantener a raya ciertas enfermedades de nuestras plantas. Existen productos similares, algicidas, para las piscinas… pero sin las medidas preventivas adecuadas pueden ser tremendamente ineficaces, al contrario que sucede con los fungicidas que son mucho más efectivos al momento. ¿Qué podemos hacer para evitar que aparezcan las algas?

Mantener el nivel del cloro

En primer lugar, debemos tener claro que la presencia de algas implica que la limpieza del agua no es todo lo estricta que debería. Ya que hemos aprendido en otra de nuestras entradas cómo mantener el nivel de cloro de forma correcta, vamos a ponerlo en práctica: para que la higiene del agua se mantenga, es importante que el cloro esté entre 1 y 3 ppm. Esto nos lo dirá el propio medidor que tenemos en casa. Asimismo, el bromo debe mantenerse entre 2 y 4 ppm. Si el cloro baja más de lo que hemos indicado, entonces se estará creando la condición propicia para la aparición de esporas de algas. Y lo más probable es que las veamos aparecer, flotando en la piscina, en un período de no más de doce horas.

Complemento para los algicidas

Si se nos han pasado las medidas preventivas, o si una exposición prolongada del sol ha provocado que aparezcan las algas a pesar de nuestro esfuerzo, entonces llega el momento de los algicidas. En los lugares de la piscina en los que detectemos algas incrustadas que no se quiten fácilmente podemos emplear además soluciones de tricoloro granulado, en pequeñas cantidades. Mucho ojo con esto: no os olvidéis de consultar a vuestro experto de confianza en productos de piscina y jardín para que os indique cómo utilizarlo sin riesgo.