Consejos

Algunos consejos para realizar un transplante exitoso (I)

a hand planting flowering plants

Para una buena instalación de las especies en nuestra terraza o balcón es aconsejable utilizar tierra vegetal de primera calidad, ligera, nutritiva y rica en humus. Las raíces de las plantas se ven obligadas a crecer en un espacio limitado y no pueden traspasar las paredes en busca de humedad y alimento como harían si estuvieran plantadas en la tierra. Por lo tanto, proporcionándoles una buena tierra vegetal compensaremos la falta de espacio.

Cada maceta o jardinera debe llevar material filtrante de varios centímetros de grosor en el fondo, indispensable para asegurar un buen drenaje. Normalmente se utiliza la arcilla cocida, que se vende en forma de bolitas marrones muy ligeras . Un pedazo de tela colocado entre la tierra y la arcilla nos permitirá mantener aislados ambos materiales que, de otra manera, acabarían mezclándose con el paso del tiempo.

Como es natural, cada contenedor debe tener un agujero en el fondo para eliminar el exceso de agua de riego .
En las grandes jardineras de cemento, con desagües en la base de las paredes, se recomienda un pequeño tubo para canalizar el agua hacia afuera.

Un buen trasplante asegura que la planta se reponga rápidamente del trauma que supone la operación y favorece también la recuperación biológica. La planta debe encontrarse, tras la etapa de reposo, perfectamente estable. Para las plantas de maceta comprimiremos la tierra alrededor del cepellón sin dañar las raíces que sobresalen. Para las plantas de raíz desnudas habrá que distribuir la tierra entre las raíces, ayudándonos de palito de madera, tratando siempre de no herirla. Procederemos entonces a añadir la tierra superficial y a regar abundantemente.