Arboles

Árboles de julio: el Árbol de Júpiter

árbol de júpiter

El verano no suele ser la época más propicia para plantar árboles, a menos que se trate de ejemplares que realmente adoren el calor. Es el caso del muy ornamental Árbol de Júpiter. ¡Un nombre de lo más llamativo!

Originario de China e introducido en Europa en el siglo XVIII, el Árbol de Júpiter es perfecto para cualquier jardín, e incluso para un patio interior o un balcón espacioso. Su figura es muy decorativa: un tronco esbelto, color café, con ramas largas rematadas en flores rosáceas. Puede llegar a superar los quince metros, pero lo normal es que se quede entre dos y ocho; por eso es uno de los preferidos por quienes no cuentan con demasiado espacio para plantar.

Un árbol muy resistente

Es de hoja caduca, y ya hemos comentado que se adapta estupendamente a temperaturas altas. Así que si vivimos en el sur, es una opción excelente para darle una nueva vida a nuestro jardín. A finales del verano, cuando el frío del otoño empiece a insinuarse, veremos brotar sus flores, todo un regalo para los sentidos. Hemos dicho arriba que son rosáceas, pero en honor a la verdad también nos podemos encontrar con ejemplares de otros tipos: los que nos darán flores un tanto más encarnadas, y los que se irán a por el color blanco. El estilo temático y cromático de nuestro jardín, y por supuesto nuestra preferencia personal, serán los que nos hagan decidirnos por un tipo u otro; sus cuidados serán siempre idénticos.

Es importante que nos aseguremos de no plantarlo en suelos alcalinos (si tenemos dudas, podemos tirar de maceta y listo), y que la tierra sobre la que se asiente esté bien drenada, tan sólo levemente húmeda. No estamos ante un árbol difícil de cuidar, y su resistencia va incluso más allá: cuando pase el calor, si las temperaturas cambian bruscamente también podrán resistirlas. Queda claro por qué recibe el nombre del padre de los dioses en la mitología romana, ¿verdad?