Plantas y Flores

Atrapamoscas y Drosera, plantas carnívoras

spoonleaf sundew

Las muy renombradas plantas carnívoras ejercen algo así como una poderosa influencia sobre nosotros, comenzando por una importante dosis de curiosidad que se continúa por una rara seducción que nos hace preguntarnos si nosotros seremos capaces, o estaremos listos para tener una de ellas en nuestro hogar.

Lo cierto es que estas plantas no son de tan difícil cuidado, en especial si logramos recrear algunas de las condiciones de crecimiento que les son más favorables. Te invito a conocer dos de las plantas carnívoras más populares: la Atrapamoscas y la Drosera.

Atrapamoscas – Dionaea muscipula

Su nombre científico es Dionaea muscipula, también conocida como la Venus atrapamoscas, es probablemente la más conocida de las plantas carnívoras. Los insectos son atraídos a las hojas conocidas popularmente como “boca de néctar”. Una vez que un insecto entra en la trampa que toca los pelos minúsculos en las hojas, se activa un mecanismo que envía impulsos a través de la planta que provocan la activación de las hojas para cerrar. Acto seguido, las glándulas ubicadas en las hojas liberan enzimas que digieren la presa y los nutrientes son absorbidos por las hojas.

Drosera

Es la que puedes apreciar en la imagen de portada. Las especies de plantas del género Drosera están cubiertas con tentáculos que producen un rocío pegajoso sustancia atractiva para los insectos capaz de brillar intensamente ante la luz del sol. Los insectos son atraídos por ese rocío y se atascan cuando se posan sobre las hojas. Los tentáculos a continuación, cierran alrededor de los mismos y las enzimas digestivas descomponen la presa rápidamente.