Consejos

Consejos para cultivar cactus y suculentas

Little cactuses

No tienes que ser un experto en jardinería para tener hermosos ejemplares de cactus y suculentas en tu jardín. Cualquiera sea la variedad que elijas, estamos hablando de una planta noble, vigorosa, que sobrevivirá sin mayores cuidados de tu parte, siempre y cuando las cultives en las mínimas condiciones que ella requiere.

¿Dónde plantarlas?

La mayoría de los cactus crecen en sitios abiertos y soleados protegidos de la humedad excesiva, que para ellos es letal. Su suelo preferido debe contener  mezcla de arena, .o que garantiza un muy buen drenaje aunque estemos hablando de macetas con tierra. Puedes elegir macetas colgantes para el caso de cactus epifitos y es importante saber que las condiciones de crecimiento de estas plantas se ralentizan en caso de temperaturas más frescas.

¿Es necesario regarlas?

Como todas las plantas necesitan algo de agua para sobrevivir, pero precisamente el término “suculenta” hace alusión a su capacidad de almacenar agua en el momento en que la tiene en abundancia, para soportar otros momentos más críticos de sequía. Ten en cuenta que en momentos de tiempo más fresco, el riego debe reducirse durante los meses fríos.

¿Hay que abonarlas?

Si bien son plantas sufridas y resistentes, al igual que todas las plantas, disfrutan si el suelo es rico y ellas gozan de los nutrientes imprescindibles. En caso de suelos fértiles, tendrás abundancia de flores (en el caso de las especies que las tengan)  y tus plantas lucirán mejor que nunca, créeme. Si te estás preguntando cuándo abonar, en el caso de los cactus y suculentas se recomienda hacerlo  durante la temporada de crecimiento.

Cactus y suculentas en maceta

Para estos casos, no pierdas tiempo preocupándote  ya que crecen muy bien en esas condiciones. Eso sí: me gustaría sumar un par de recomendaciones más: al manipularlas, usa guantes y utiliza algo de periódico doblado para agarrar y levantar la planta.

En el caso de trasplante o de movimiento de maceta, procede con mucho  cuidado ya que los cactus son muy susceptibles a daños a las raíces.