Consejos

Calefacción y plantas de interior

independent home heating concept

Nuestra primera preocupación en esta época del año es implementar medidas de protección contra el frío, tales como mallas y cubiertas protectoras de cultivos. Pero cuando el clima realmente azota, así como extremamos el cuidado de los cachorros en invierno (amo mis mascotas…) extremamos cuidados con las plantas y las trasladamos al interior.

¿Cual es la clave?

Mantener a raya el mayor de los problemas: la falta de humedad ambiental, que es precisamente lo que promueve la calefacción. Si se logra sostener los niveles de humedad, la mayoría de las plantas podrán disfrutar de la calidez constante que otorgan los suministros de calefacción central, sin sufrir demasiado.

¿Todas las plantas por igual?

Definitivamente no: muchas plantas, y esto incluye por ejemplo a la mayoría de los cactus, necesitan un período de descanso cuando los días se acortan y en este momento también prefieren temperaturas más frescas. Si tienes una habitación en la casa que no tiene calefacción central, elige ésta para ellas. Para tener una idea clara, una temperatura 10 ° -13 ° C , sería lo ideal.

¿Cómo dar humedad?

Precisamente este es un punto clave: por ejemplo en el caso de los cactus, justamente el riego no es una opción. Por otra parte, el aire seco y caliente de los radiadores es necesario (por algo las llevamos adentro) y no es un fantasma que hemos de evitar a toda costa. Como en tantas cosas, el equilibrio es la clave.

El calor de un radiador debe ser orientado para proporcionar calor a las raíces y las hojas de germinación, siempre hablando de plántulas jóvenes y otras plantas que gozan de un ambiente cálido. Sin embargo, muy pocas plantas será capaz de soportar el calor directo y la baja humedad que va a menudo con la cercanía a la calefacción central. Afortunadamente, hay maneras de combatir ambos problemas.

Utiliza un estante sobre el radiador para colocar un recipiente con agua, de modo que el calor impacte y sea continuo el proceso de evaporar agua y que ésta se libere en forma de humedad ambiente. Asegúrate de que sea lo más amplia posible, su difusión entre las hojas de las plantas. Si es necesario, colocarás más recipientes en diferentes partes de las habitaciones.

Otra buena idea es colocar una bandeja con guijarros y agua para mantener la humedad.  Si a ello sumas vaporizar nubes de agua a nivel foliar con un vaporizador manual, créeme que los niveles de humedad estarán garantizados.

 

 

  • Pingback: Colocación de cortinas | Blog Bricolaje