ConsejosPaisajismo

Características de un reloj de sol

Hemos compartido información acerca de la construcción de un reloj de sol en un primer y segundo post hace unos días. Te propongo ampliar un poco más el conocimiento acerca de estos complementos tan pintorescos.

Desde tiempos remotos el hombre observa el movimiento del Sol y se dio cuenta de que esto causaba sombras variables de los objetos. Al hacer estas observaciones señaló que de hecho era durante todo el día  que se producía dicha variación y que el tamaño y ubicación de estas sombras no era igual en dos momentos del día. El hombre primitivo utilizaba su propia sombra para estimar el tiempo y poco después de que vio que podía, a través de un palo clavado en el suelo en posición vertical, hacer estas mismas estimaciones.

El reloj de sol tiene la función principal para medir el paso del tiempo mediante la observación de la posición del sol. Los tipos más comunes, conocidos como los relojes de sol del jardín, están formados por una superficie plana que funciona como una pantalla, donde las líneas están marcadas para indicar la hora y un alfiler o una placa, cuya sombra se proyecta sobre las funciones de pantalla como manecilla de las horas y un reloj común.

Como la posición del sol varía, dicha sombra se mueve por la superficie de la pantalla, pasando sucesivamente por las líneas que indican la hora.

Hay también más complejos relojes de sol con pantallas inclinadas o curvas. Los relojes de sol suelen mostrar el tiempo solar aparente, pero con  modificaciones menores, también pueden identificar el patrón de tiempo, que es el tiempo en la zona horaria en la que el reloj está ubicado geográficamente.

Imagen: interpatagonia