Consejos

Cuidado del césped en el invierno

Depositphotos_3081827_xs

Todavía faltan unos meses para el invierno, pero podemos empezar a pensar en las necesidades de nuestro jardín y de nuestro césped para cuando llegue el momento. Sobre todo si vivimos en zonas con tendencia a heladas. Un descuido puede dar al traste con todo el esfuerzo del año.

Si vivimos en un lugar en el que las lluvias sean más o menos regulares, podemos dedicar un tiempo mucho menor al riego cuando llegue el invierno. Pero, como hemos comentado, debemos tener mucho cuidado si no sólo sufrimos lluvia sino también riesgo de heladas. Es normal que nuestro césped se hiele y en ese caso poco podemos hacer, excepto pisarlo con el mayor cuidado posible. Un paso en falso puede provocar un hundimiento que se mantendrá, muy probablemente, hasta la primavera, y puede dar lugar a la formación de otra clase de irregularidades. Si hemos pasado meses incontables cuidando el césped en nuestro jardín, una tarea que ya sabemos que puede resultar ardua e ingrata a veces, algo así puede suponer todo un batacazo…

En cuanto al abono, hay formas específicas de realizarlo en invierno, y algunas personas lo recomiendan como algo imprescindible. Para asegurarnos de que no nos pasamos existen en el mercado los llamados dosificadores, con los que nos aseguraremos de no dejar zonas con más abono que otras dificultando el mantenimiento del césped en una época tan complicada.

Es normal que no veamos crecer el césped en nuestro jardín en toda esta temporada. No debemos preocuparnos por eso. En lugar de ello, podemos aprovechar para cortar esas zonas que veamos menos uniformes y en general repasar el trabajo de los meses anteriores. Cuando por fin retorne la primavera y el esplendor de las plantas, tenemos la posibilidad de darle un empujón al césped para que recupere el “tiempo perdido” gracias al recebo, una mezcla de arena y turba perfecta para que se regenere.