ConsejosPaisajismo

Césped saludable, el reto del verano

Césped saludable, el reto del verano. Es así de sencillo: un césped bello y verde responde sólo a un concepto: un césped sano y bien cuidado. Un césped puede ser fácil de cuidar, pero recuerda que está compuesto de plantas vivas y, como con todos los seres vivos, sus necesidades deben ser consideradas.

Para comenzar, algo más que importante es haber elegido (o elegir si estás a tiempo) un tipo de hierba que sea adecuado para tu clima y condiciones. La mayoría de las gramíneas más usadas para césped son son las plantas más amantes del sol.  Si tu patio o espacio no goza del mismo (es decir que es mayormente sombreado) puede ser mejor seleccionar un tipo de césped artificial o una variedad especialmente resistente a esta característica.

¿Cuáles son los puntos o cuidados claves?

  • Instala el drenaje subterráneo en caso de que éste no sea suficiente en sus funcionalidades naturales. Este punto es especialmente imprescindible en el caso de suelos pesados ​​o arcillosos.
  • Asegúrate de minimizar o eliminar el riesgo de presencia de malezas. Puedes usar mezclas especiales o (dependiendo de lo grande que sea tu espacio) puedes arrancarlas a mano.
  • Deja pasar o  reposar dos semanas luego de esta acción, hasta que las malezas germinen nuevamente. Sólo así sabrás cuán eficaz ha sido la primera vuelta o el primer intento de eliminación. Retira manualmente y de raíz aquellas que hayan aparecido en este período. Una opción es que rocíes con algún químico específico para destruir las malas hierbas.
  • Deja pasar otros dos días y entonces podrás suavizar y ajustar los niveles de altura finales con un buen corte y un rastrillo.