Paisajismo

Claves y trucos para la poda de setos

poda setos

La poda de setos es tarea de todo el año, pero en primavera y verano se redobla la importancia de su funcionalidad y su tendencia al crecimiento vigoroso, incluso en términos de paisajismo, porque su estética importa y mucho.

Por este motivo no he dudado en compartir estos conceptos clave para que aprendas cómo desarrollar tu disciplina en esta tarea y para que la poda sea tan eficiente como oportuna.

¿Desde cuándo se comienza a podar?

Hay una premisa a la que no siempre estamos a tiempo de controlar (por ejemplo si has accedido a una propiedad con setos que han sido plantados desde hace mucho tiempo) y es el hecho de que es notable la diferencia cuando intentas controlar un seto que  haya sido podado en sus etapas jóvenes (primeros años de vida) en relación a otro que ha crecido espontáneamente. La clave en realidad no está en el follaje, sino en la base o parte baja: esta debe ser controlada con podas sucesivas para que al crecer la planta se ramifique al máximo, de tal modo de lograr en poco tiempo un seto bien espeso.

¿Cada cuánto tiempo debo podar?

Antes de responder a eso, señalo que los setos deben ser podados siempre, tengan la edad y tamaño que tengan. El factor periodicidad de la poda, está relacionado con la distancia con que han sido plantados entre sí: si ésta es razonable, será suficiente con una poda anual y bien hecha, de lo contrario, si se optó por una siembra de setos muy compacta en su momento, lo más seguro es que se requiera poda un par de veces al año.

También influye el tipo de planta de qué estemos hablando; por ejemplo los setos de coniferas probablemente requieran una única poda y precisamente ahora en junio. En cambio otras especies de crecimiento más rápido, necesitan una mirada durante todo el año y depende del clima en que estén plantado pueden requerir dos y hasta tres podas anuales, contando las de aclareoque se realizan  preferiblemente en los meses de febrero y marzo.