Paisajismo

Colocar luces LED en nuestro jardín

Private Garden at Night

La iluminación en el jardín es uno de esos aspectos que a veces quedan relegados a un segundo plano. Pero cuando llega el momento de compartir un rato con los amigos en ese rincón que hemos preparado, entonces seguro que echamos de menos un buen conjunto de luces…

Además de su función evidente, la manera en que iluminemos el jardín también puede darle un sentido estético. Si estamos pensando en un jardín temático con ciertos toques medievales u orientales, por ejemplo, lo mejor será escoger antorchas de jardín de madera. Pero si no nos vamos tan lejos y preferimos un estilo moderno, entonces la opción más recomendable serán las luces LED. La principal ventaja que nos pueden aportar, claro, es la misma que cuando pensamos en ellas para nuestro hogar: el ahorro en el consumo de electricidad, sin duda uno de los primeros aspectos que miramos en estos tiempos. Se estima que podemos ahorrar hasta un ochenta por ciento de lo habitual con este tipo de iluminación ecológica, una cantidad nada desdeñable.

Decoración y funcionalidad

No es nada difícil utilizar las luces LED para darle el estilo decorativo que queramos a nuestro jardín. No sólo se venden los focos tradicionales de luz blanca, que nos pueden servir para delimitar caminos o zonas concretas (por ejemplo, podemos colocarlas en las cuatro esquinas de una pérgola, en el suelo); también las tenemos con diferentes formas (ovaladas, cúbicas) y luces de otras tonalidades, que nos servirán para crear distintos ambientes según nos apetezca. ¡La imaginación será nuestro único límite!

Si queremos que nuestras plantas no se queden fuera de la decoración, en muchas tiendas podremos encontrar maceteros LED: como su nombre indica, se trata de recipientes con esta clase de iluminación en su parte exterior, perfectos tanto para dentro como fuera de casa, y elaborados en materiales reciclables completamente inocuos para las plantas.