Piscinas

Colocar una piscina en el jardín

piscina jardín

El verano está casi encima y muchas personas están ya pensando en aprovechar los rincones de su jardín para el ocio en cuanto llegue el buen tiempo. Y uno de los complementos estrella, cómo no, son las piscinas.

Piscinas desmontables, para no complicarse la vida

Meterse en obras en el jardín exige una planificación de muchos meses, tiempo suficiente para estar atentos a quienes se encarguen de ellas… y por supuesto un presupuesto que no siempre tenemos disponible de una sola tacada. Por ello, muchas prefieren optar por soluciones como las piscinas desmontables:  lo único de lo que tendremos que preocuparnos es de disponer del espacio suficiente para ellas (por suerte hay múltiplas tamaños disponibles) y la maña para saber encajar cada pieza en su sitio. Nada de complicarnos la vida con obras tediosas.

Dentro del ámbito de las piscinas desmontables para jardín tenemos las llamadas piscinas gre: fabricadas en acero y de calidad incuestionable, son la solución perfecta para quienes dispongan de un espacio amplio y quieran aprovecharlo al máximo.

Filtros y productos de limpieza, indispensables

Además de aprender bien cómo montar (¡y desmontar!) estas piscinas, también debemos preocuparnos por su mantenimiento periódico durante los meses en que las tengamos instaladas. La mayor parte de los modelos vendrán con su correspondiente filtro; si no es así, tenemos la posibilidad de adquirirlo aparte. Para limpiar el agua lo recomendable es hacernos con productos que combinen efecto antical, antialgas, floculante y estabilizador del Ph. Si nuestra piscina la van a emplear fundamentalmente niños, este aspecto debe cobrar una especial relevancia. Un limpiafondos automático puede ser un buen complemento para asegurarnos de que queda en perfecto estado de revista cada vez que vayamos a utilizarla. Y por último, no debemos olvidar el que quizás sea el elemento más sencillo, pero no por ello menos indispensable: la lona con la que cubrirla después de cada uso.