Consejos

Cómo ahuyentar a los pájaros de nuestro jardín

Depositphotos_29197037_s

A todos nos gustan los pájaros, no somos unos monstruos. Pero la cosa cambia, o al menos los vemos con otros ojos, cuando se dedican a destrozarnos el jardín por aparente placer… ¿Qué métodos tenemos para evitar esto?

Ahuyentar a los pájaros del jardín puede no ser tan complicado como parece, pero es algo en lo que debemos pensar desde el primer momento en que empezamos a plantar. No conviene restarle importancia y dejarlo para cuando sea demasiado tarde… y nuestros tallos favoritos, esos que nos costó tanto trabajo conseguir, hayan pagado las consecuencias. Uno de los métodoso más recomendados y antiguos que existen, que sigue siendo muy eficaz, es el conocido espantapájaros. No es preciso ser unos artistas: basta con crear una estructura que parezca vagamente antropomorfa y colocarla bien a la vista de las aves. ¡Puede incluso ser una tarea divertida para realizar con los peques en un fin de semana!

El brillo, un repelente en todas sus versiones

Los objetos que produzcan brillo pueden funcionar para ahuyentar a las aves. Lo sabemos bien, ya que lo habremos visto infinidad de veces tanto en el campo como en la ciudad: esos cds colgados en las terrazas, un elemento sin duda bastante antiestético pero de probada eficacia. Hay otros sistemas útiles para colocar a ras de suelo: el papel de aluminio, las antiguas cintas de nuestros VHS (en vez de tirarlos, podemos darles esta oportunidad póstuma de seguir siendo útiles en el jardín)… Sin embargo, es más fácil que los pájaros se acostumbre e “inmunicen” contra éstos.

 Mallas, la solución expeditiva

Si acabamos de plantar todo un huerto, quizás una buena extensión de césped con todo nuestro sudor y esfuerzo… una mera visita de pocos minutos por parte de una bandada de pájaros puede dar al traste con todo ello. Así que, si es nuestro caso, lo mejor es dejar a un lado las soluciones “transitorias”, rascarnos un poco el bolsillo e instalar un perímetro mallado alrededor. Una tarea de bricolaje sencilla que podemos hacer nosotros mismos, sin tener que recurrir a un experto.