Paisajismo

Cómo construir un ecosistema en el jardín

Freshwater aquarium

Si tienes un espacio verde con tierra plena para diseñar desde cero, te invito a considerar la posibilidad de construir un ecosistema de plantas. Es una de las últimas tendencias en jardinería y sus ventajas van mucho más allá de una moda.

Para que no quedes con una idea errónea, vale señalar que también puedes pensar en esta alternativa de ecosistema, en caso de una renovación de jardín, siempre que estés dispuesto a sustituir muchas plantas, incluso árboles si es preciso. Pero comencemos desde el principio, respondiendo a la pregunta

¿Qué es un ecosistema de plantas?

Básicamente un ecosistema es un espacio planificado pero que se inspira – o mejor dicho recrea al máximo posible- las condiciones naturales de determinada zona. En palabras simples, ha de pensarse en la coexistencia de especies vegetales que convivan bien entre sí (como sucede en la naturaleza) a tal punto de que se establecen verdaderas relaciones cooperativas entre ellas a las que se suman algunos animales como veremos a continuación.

¿Por dónde empezar?

Por asesorarse y disponer espacio para plantar especies autóctonas. No aporto nombres precisamente por ese motivo: serán diferentes para cada zona, por lo que debes informarte en tiendas y clubes botánicos de tu comunidad. La primera ventaja de estas plantas es que tan pronto se desarrollan atraen animales beneficiosos (como algunas ranas) o insectos, tales como Mariquitas o la mariposa Monarda.

Al poco tiempo, si hablamos de árboles y arbustos floridos autóctonos, veremos la presencia de pájaros que más alla de su aporte estético y sonoro, cumplen su función polinizadora, indispensable para este tipo de planteamiento de ecosistema.

Luego de contar con plantas autóctonas, puedes pensar en combinar con ellas otras especies que no lo sean, pero las primeras tienen la ventaja de ser más autosustentables, es decir sobreviven con la lluvia y los cuidados que la naturaleza les da, por lo que se adaptan bien al clima y no te exigen cuidados especiales que demanden importante inversión de tiempo o dinero.