Paisajismo

Cómo construir un jardín de mariposas

Cómo construir un jardín de mariposas. Antes de desarrollar el tema, he de invitarte a leer nuestro post anterior dedicado a este tema, con el fin de contextualizar el mismo y que no te pierdas las primeras consideraciones que hicimos, por ejemplo, para elegir dónde hacerlo.

El siguiente reto es seleccionar las plantas, para lo que se aconseja elegir una variedad de especies que florezcan a lo largo de la temporada de crecimiento. Esto te ayudará a atraer a las mariposas a tu jardín por períodos más largos.

Las mariposas son más activas desde mediados del verano hasta fines del verano, así que asegúrate de que tus plantas ofrezcan una gran variedad de flores en esa época del año.

¿Pero cuáles flores serán las más aconsejables? Algunas perennes populares para este propósito incluyen aster, girasol, hierba cardo lechero / mariposa, lila, y equinácea purpúrea. Mezclar con algunas anuales es una buena idea ya que  también, a medida que florecen y atraen a las mariposas durante toda la temporada mientras que proporciona una fuente de néctar continua.

En este grupo, te sugiero como variedades anuales a la petunia, aster anual, la caléndula, y la especie más vistosa de verbena.

Una vez que el jardín se planta, los humanos debemos dar un paso atrás y esperar a que las mariposas pasen por allí. Así de simple y en poco tiempo verás un jardín de mariposas donde los niños serán capaces de observar el proceso de desarrollo de una mariposa.

Los huevos eclosionan antes, y las larvas aparecen y se comen el crecimiento frondoso de la planta huésped, eventualmente convirtiéndose en  orugas. Recuerda: será necesario que seas capaz de tolerar un poco de daño en las hojas porque esas “invitadas” de tu jardín son muy hambrientas.

Más tarde, estas orugas se pegan a una ramita o rama y formar una crisálida, entrando en la fase de pupa. Dentro de unas dos semanas, se transforman en mariposas y volverán a surgir.

Una actividad divertida
que puedes hacer con tus hijos es el de crear comederos de fabricación casera para mariposas. Para ello, basta con perforar un pequeño agujero en la tapa de un frasco pequeño. Llena el recipiente con una mezcla de agua del 10% azúcar 90%. Asegúrate de usar agua tibia para ayudar rápidamente a disolver los gránulos de azúcar.

Luego, haz que los niños recorten algunos pétalos de tela de colores para pegar en la parte superior de la tapa. Asegúrate de cambiar esta mezcla regularmente en climas cálidos para evitar el crecimiento de moho.