Consejos

Cómo controlar a caracoles y babosas

Single snail on a stem

El trastorno que significa la presencia de estos animalillos merece atención especial y prioritaria por la influencia negativa que termina impactando  sobre las plantas. Estos animales son peligrosos para su integridad porque – así de simple-, utilizan las partes verdes como su alimento y una colonia relativamente pequeña de ellos puede hacer estragos en un jardín.

Son muy difíciles de descubrir antes de que ataquen, porque sus hábitos son nocturnos, motivo por el cual generalmente nos encontramos con la planta ya roída y sin solución. Sólo se los puede descubrir en los días nublados o cuando llueve porque el resto del tiempo – y para esconderse del sol-, se refugian entre la maleza o debajo de las piedras.

Para poder combatirlos eficientemente debemos conocer un poco de ellos, como saber por ejemplo que ponen los huevos en el otoño y que es en primavera cuando salen a la superficie. Por este motivo, los remedios que pongamos deben practicarse durante todo el año si se sospecha que andan por allí. Es mejor ahuyentarlos o evitar que se reproduzcan, que eliminarlos.

Otra posibilidad es atraerlos a trampas (las que se hacen con cerveza son muy eficaces), y luego liberarlos en otro medio donde no afecten los cultivos productivos.

Es importante que te asesores bien sobre los productos que elijas para tal fin, ya que algo que debes evitar es perjudicar otros animales e insectos beneficiosos.

 

  • Pingback: Perros que babean mucho | Blog Mascotas