Huertos

Cómo crear un huerto en tu terraza o balcón

Red tomatoes grown in a pot of a garden in the city

Cultivar tu propio huerto no tiene por qué ser un sueño o quedarse sólo en una intención. Si dispones de un mínimo de espacio donde impacte el sol (por lo menos algunas horas) presta atención a los siguientes consejos, que a modo de etapas voy señalando.

Te invito a pensar en la posibilidad de cultivar tus propios tomates, lechugas, pimientos e incluso patatas en tu casa, porque -créeme-  es más viable y sencillo de lo que puedas suponer a priori.  Tan sólo un espacio de las dimensiones de un balcón y serias intenciones de aprender y experimentar pueden ser la diferencia entre es soñar o concretar. Veamos el paso a paso prometido:

Elige el sitio

Como mínimo puede ser una ventana, de ahí en más vale un balcón, una  terraza o por supuesto tierra plena para tu huerto si dispones de ella. El requerimiento imprescindible es que el lugar elegido goce de la mayor cantidad posible de horas de sol. Aquí en el hemisferio norte, lo más aconsejable es darle orientación al sur.

Elegir qué plantar

Mi consejo es que al principio elijas cultivos fáciles y resistentes: yo personalmente comencé mi huerto con tomates comunes, tomates cherry y pimientos. Pero también son aconsejables cultivos  que se puedan plantar todo el año y sean sencillos de cuidar, por ejemplo lechugas, acelgas y ajos entre otras posibilidades.

Macetas o tiestos adecuados

Siempre que no dispongas de tierra plena este requisito es fundamental para tu huerto. Deben contar con orificios de drenaje funcionales y profundidad suficiente dependiendo de los cultivos en cuestión. Por ejemplo los tomates requieren como mínimo 40 cm de profundidad, pero hierbas aromáticas se contentan con 15 cm.

Método de cultivo

Podrás elegir una de estas dos opciones: sembrar directamente donde crecerán definitivamente o sembrar almácigos en contenedores pequeños para después trasplantarlos al lugar definitivo. Depende de lo que quieras sembrar, será posible o no dicho transplante, pero la mayoría de las especies lo admitirá.

Nos queda abordar dos temas cruciales: los cuidados y la fertilización del suelo. Te invito a estar pendiente, ya que completaré este tema en pocos días.