Plantas y Flores

¿Cómo cuidar las plantas crasas?

cactus

Puede que el término no os resulte familiar, pero es probable que tengáis plantas crasas en casa: hablamos, en general, de todas esas plantas capaces de almacenar agua en su interior, como los cactus o el aloe vera. ¿Cuáles son sus cuidados específicos?

Una de las principales dudas que nos surgen cuando llega un cactus a casa es si debemos regarlo. Y si es así, en qué medida. La mayor parte de la gente nos dirá, simplemente, que no es necesario, que apenas debemos preocuparnos de regarlo muy de vez en cuando y bastará con unas gotas… Bien, es cierto sólo en parte. Efectivamente, un exceso de riego puede incluso matar cualquiera de estas plantas crasas; hemos de ser muy moderados y estar pendientes de que no su base no se encharque en ningún momento. Pero también puede suceder al contrario: pueden marchitarse si nos olvidamos de regarlas durante demasiado tiempo. Además, una de las características de algunas de estas plantas crasas es que mueren casi de inmediato, sin darnos señales previas.

¿Cuál es la cantidad adecuada, entonces? En invierno sí podemos despreocuparnos en cierto modo de ellas: en estas temporadas, algunas pueden estar hasta dos y tres semanas sin ser regadas. Pero en verano, y a pesar de que sabemos que suelen ser plantas acostumbradas a las altas temperaturas, deben recibir su dosis de riego diaria, con la debida moderación.

Las plagas, a tener en cuenta

Los hongos pueden atacar de manera letal a nuestras plantas crasas, sobre todo si han recorrido un largo camino desde su hábitat natural hasta nuestro hogar y están expuestas a enfermedades y plagas desconocidas para ellas. Igual que cuando nosotros viajamos a un país exótico, sus mecanismos de defensa naturales pueden no ser del todo eficaces en estos ambientes. Lo mejor es curarnos en salud fumigándolas dos o tres veces al año con productos adecuados, y tener mucho cuidado de no situarlas junto a otras plantas que puedan estar afectadas por algún problema de este tipo.