Huertos

Cómo cuidar las plantas de Eneldo

Dill in a pot

Una de las hierbas aromáticas más versátiles que utilizo en mi cocina. A mi me gusta tener el eneldo sembrado en mi hogar -al igual que varias otras aromáticas-, por dos motivos principalmente: el primero es que me gusta utilizarlas bien frescas (arrancarlas, lavarlas  y usarlas de inmediato) y el segundo porque son de muy fácil cuidado.

Primeras consideraciones

Debes revisar la posibilidad de que hayas plantado las semillas demasiado juntas; en ese caso tendrás que empezar un proceso de  “adelgazamiento” entre  ellos y permitir unos 9 centímetros, más o menos entre plantas.

Cuidados básicos

El riego debe ser hecho con regularidad, pero cuidando de no empapar el suelo con demasiada frecuencia porque de lo contrario las raíces de las plantas no será capaces de respirar. Créeme que con cuidados básicos, no se necesita mucho tiempo para el eneldo a ser vibrante y saludable.

Es necesario hacer una especie de “poda” saludable en algunas plantas de eneldo, que seguirán creciendo hasta que se doren y luego dejarán de producir hojas y flores. En ese momento podrás recortar de nuevo y van a empezar a crecer otra vez,  especialmente en climas cálidos.

Alrededor de cuatro a seis semanas le tomará a la planta, comenzar a florecer.  Las hojas, flores y semillas se pueden usar para la condimentación o aromatización de recetas, tales como la comida persa arroz con eneldo.

 Vale señalar que las hojas se pueden utilizar frescas o secas; si las estás secando asegúrate de hacerlo en correctas condiciones de higiene y de almacenarlas del mismo modo. Será la única forma de que el sabor y las propiedades no se alteren.