Arboles

Cómo cuidar mejor la salud de un árbol

Girl watering a tree

Muchas personas tienen la falsa convicción de que un árbol se cuida por sí solo. Si bien eso tiene algo de verdad (porque abundan especies de árboles nativos o silvestres que viven muchísimos años sin cuidados especiales), es mucho lo que podemos hacer por matenerlos vigorosos y saludables.

Esto alagrará su vida y mejorará la calidad de sus frutos, especialmente pensando en aquellos que sean comestibles. Si te estás preguntando  como pasar a la acción, aquí comparto las primeras pautas comenzando por decirte que no hablamos de cuidados imposibles en el sentido de cuidar un árbol no significará una gran inversión, ni de tiempo ni de recursos económicos.

Proveer suficiente agua

Si vives en zonas de nieve o hielo, espera hasta que se deshiele el suelo para hacer las tareas de riego.

Un árbol tiene sus raíces “bebedoras” bien profundas, por lo que en general ellos son capaces de tmar lo que necesitan de las aguas de lluvia o de napas profundas en el suelo. Es cierto que uno debe prestar especial atención en verano y aportar suficiente agua en el terreno si vienen temporadas de intensa sequía.

Pero no hay que dejar de reconocer que cuando el clima es fresco, a veces nos “dormimos” y por ello soy enfática: no permitas que los árboles se sequen. Es posible que tengas que regar varias veces si el clima se calienta o si tienes suelo arenoso.

Revisa tu sistema de riego. Inspecciona concuidado los emisores y posibles líneas de fuga. Busca charcos alrededor de los árboles y  ajusta los aspersores en consecuencia. Los rociadores no deben rociar agua sobre el follaje de los árboles susceptibles a las enfermedades fúngicas: lo mejor es siempre regar al suelo.

Tiempos de poda

El momento ideal para podar la mayoría de los árboles es durante la latencia invernal. No obstante, las podas de limpieza que sirven para retirar ramas muertas, restos de flores y frutos siempre pueden ahcerse. Lo importante es estar atentos y n “cargar” al arbol con partes anatomicas no operativas.

Es aconsejable en especial eliminar las ramas muertas, dañadas o rotas en primavera de cada árbol. Si no está seguro si una rama está muerta, hay que forzarla un poco para estar seguros y evitar ques sea un viento de tormenta el responsable de un accidente no deseado.

Inspeccionar con regularidad

Antes de que aparezcan las hojas, inspecciona los troncos y ramas de árboles, en busca de signos de enfermedad o daño. ¿No estás seguro de lo que debe buscar? Manchas, insectos, telas de araña, partes débiles o descoloridas son señales de alarma para identificar los peligros potenciales para la salud de sus árboles.

Etiquetas: