Consejos

Cómo cuidar nuestras flores de pascua

Depositphotos_2081607_m

A casi un mes de la Navidad, seguro que muchos de vosotros ya estáis pensando en comprar flores de pascua, o quizás ya tengáis una en casa. Tradicionalmente se suele decir que son plantas que duran poco… pero no tiene por qué ser así si seguimos algunas recomendaciones sencillas.

Si hay una planta que se considera estacional, es sin duda la flor de pascua, o euphorbia pulcherrima. Tradicionalmente se utiliza para alegrar nuestras casas en las fiestas de Navidad, y después parece que se olvida hasta que se marchita y muere. Pero en realidad esta planta puede durarnos mucho más, y si conseguimos que aguante hasta la primavera es posible que la veamos, incluso, florecer de nuevo en todo su esplendor.

La fuente de calor, su principal perjuicio

Uno de los motivos por el que la flor de pascua se marchita antes que otras plantas puede estar en el abuso de la calefacción. Es inevitable que deba someterse a temperaturas elevadas teniendo en cuenta que llega al hogar en invierno, pero en nuestra mano está el alejarla de los focos de calor y mantenerla suficientemente hidratada. Con regarla un par de veces a la semana y asegurarnos de la que la tierra está húmeda es suficiente. El sol directo tampoco le produce ningún beneficio, así que no es conveniente que la saquemos a la terraza con las demás plantas cuando aquél da de lleno. También podemos hidratar las hojas con uno de esos sprays que se emplen para bonsais, por ejemplo.

Podarla para que crezca sana

Aunque parezca mentira, incluso plantas tan pequeñas en apariencia como la flor de pascua necesitan algo de poda. Cuando veamos ramas que sobresalgan en exceso, debemos eliminarlas con las herramientas adecuadas; de este modo le estaremos ayudando a que se desarolle como es debido. Una flor de pascua sana puede alcanzar hasta los cincuenta centímetros de alto.