Plantas y Flores

¿Cómo cuidar un bambú de interior?

bamboo

Cualquier persona aficionada a la decoración oriental estará deseando tener un bambú o varios en casa. Parece una planta muy fácil de cuidar, casi una de ésas que podemos dejar encima de la mesa sin precuparnos demasiado por ella… ¿Es realmente así? ¿Qué atenciones necesita nuestro bambú?

Hay varios tipos de bambú, y no hemos de confundir al que realmente lleva este nombre con el que ha dado en denominarse “bambú de la suerte” cuando se vende en floristerías; este otro pertenece a una familia diferente, la de las agaváceas, y es “primo lejano” del Tronco de Brasil, por ejemplo, del que también hemos hablado por aquí hace poco. Tanto el bambú en sí como las agaváceas son excelentes plantas para decoración interior, y no les falta razón a quienes dicen que son plantas adecuadas para gente con poco tiempo. Pero no significa que estén exentas de necesidades concretas.

En el caso del bambú, de hecho, lo importante es el riego, por lo que es el punto en el que tendremos que colocar toda nuestra atención. Aunque lo precisan con regularidad, no debemos dejar que se encharque la tierra, puesto que las raíces son muy sensibles ante esto y pueden descomponerse fácilmente si el agua se estanca. No hemos de caer tampoco en lo contrario, claro: un truco para saber si nuestros bambúes están recibiendo el riego que necesitan, ni más ni menos, es fijarnos en sus hojas y en que no se encuentren vueltas sobre sí mismas, enrolladas. Debemos verlas extendidas para estar seguro de que se encuentran sanas.

El fertilizante, muy importante

No está de más que echemos una mano a nuestro bambú con algo de nutrientes extra y fertilizante que podremos encontrar en cualquier tienda dedicada al mundo de las plantas. Debemos escoger aquellos que le aporten una dosis extra de nitrógeno, y si tenemos la posibilidad (si contamos con un jardín, por ejemplo) será magnífico para él que empleemos fertilizante orgánico.