Consejos

Cómo cultivar con balas de paja

Depositphotos_9599676_xs

Todos tenemos en mente lo que son las balas de paja; si somos de campo seguro que las hemos visto en persona, y si no, la televisión y el cine se han encargado de enseñárnoslas mil veces. ¿Pero sabéis que también pueden ser útiles para nuestro jardín casero como medio de cultivo?

Y no sólo para el jardín: también podemos aprovecharnos de ellas si queremos cultivar en la terraza y no tenemos demasiado espacio, o si no queremos preocuparnos demasiado del abono. Incluso si somos novatos en la materia; no es un proceso que exija demasiado trabajo. Al descomponerse, la paja proporciona una gran cantidad de los nutrientes que cualquier planta puede necesitar para desarrollarse y germinar. Así que si nuestro jardín no está demasiado bien acondicionado para la plantación (por ejemplo, si sufrimos de un suelo salino, algo difícil de remediar y que puede restringir bastante nuestra creatividad a la hora de escoger plantas), una buena elección puede ser la de empezar cultivando en balas de paja y después trasplantar, llegado el momento.

Para preparar estas balas debemos incluir en ellas algo de compost, que podemos fabricar fácilmente de manera casera con algunos residuos orgánicos (recordad que en el blog os hemos hablado más de una vez de ello, así que podréis encontrar buenas ideas en nuestro archivo). La bala en sí está compuesta por esa mezcla compacta de paja y abono. Una vez nos aseguremos de que ésta no se deshará con facilidad, debemos practicar un pequeño agujero en el que habremos de colocar las plantas, ya sea en forma de semillas o de esquejes. No nos olvidemos de añadir algo de sustrato como complemento final.

¡Y listo! Con sólo humedecer regularmente la paja ya tendremos un pequeño terreno de cultivo en miniatura donde nuestras plantas crecerán a salvo, y tan sanas como si lo hicieran en una tierra adecuada de jardín.