Consejos

ómo disfrutar de la terraza y tus plantas todo el año (II)

Outdoor design

Te invito a releer nuestro post anterior de este mismo tema, en el que te proponía considerar la posibilidad de un cerramiento de tu terraza.

Al realizar esta modificación en tu terraza también se logra que el espacio se convierta en un lugar privilegiado para el cultivo de plantas ya que permite que crezcan algunas tan bellas como puede ser el ficus, una planta que ayuda a purificar el aire; la portulacaria (una de cuyas variedades vemos en la imagen), que según dice la tradición es la planta de la fortuna; y el rododendro, que es una planta primaveral.

Hay varios tipos de cerramientos pero el más recomendable será el que garantice su apertura y cierre en un mínimo de tiempo y con la menor complicación posible.

Otras especies que se podría disfrutar sería las de tipo exóticas y atractivas como la Cycas revoluta (cica, palma de Sagú),Delphinium y el Scindapsus aureus (poto), que podrán crecer muy exuberantes al gozar de la doble ventaja de estar en el exterior y en interior a la vez.

Lo más importante es saber que de esta manera, tendrá la oportunidad de disfrutar como nunca antes de un espacio privilegiado todo el año, decorado a su gusto en cualquier estación, con lluvia o sin lluvia, sin duda, para invitar y ser invitado a estar.

 

  • http://www.viridis.es Jorge Muñiz – Viridis

    Desde luego los cerramientos acristalados son una excelente alternativa siempre que, como comentas, el edificio o la normativa aplicable lo permitan. En cualquier caso, con cerramientos o sin ellos, en determinados climas es una verdadera lástima no aprovechar al máximo estos espacios exteriores de nuestras viviendas. En Barcelona, desde donde escribo, y en general en gran parte de la geografía española y allí donde se disfrute de un clima mediterráneo o aún más suave, se puede hacer vida al aire libre durante muchos meses al año. Así que, aunque adecuar estos ambientes siempre suponga una inversión, creo que sale mucho más caro simplemente ignorarlos. ¿Cuántos de nosotros compraríamos una casa con dos salones para olvidarnos de uno de ellos y utilizarlo como trastero? Pues eso es lo que pasa con una gran parte de las terrazas y patios de nuestras viviendas.