Consejos

Cómo elegir arbustos

Mulching around the Bushes

Hay tantas opciones disponibles en materia de arbustos para agregar belleza y valor a tu hogar, que la elección puede ser un poco abrumadora, incluso para cualquier jardinero con experiencia. Los criterios correctos no son los que primero tendemos a poner en la balanza, es decir los vinculados con la estética. El mejor lugar para empezar a pensar es aprender lo que tu zona climática ofrece para su crecimiento.

No importa lo mucho que ames a cierto arbusto: sólo por eso no serás capaz de hacer que prospere en la zona equivocada. Algunos arbustos no pueden soportar un invierno frío al máximo, mientras que otros necesitan esas temperaturas frías para crecer mejores y más “felices”.

¿Qué factores evaluar?

Lo primero a tomar en consideración es el tipo de suelo, así como la cantidad de sol y el agua natural que tu área de siembra recibe. Para conocer el tipo de suelo, recomiendo comprar un kit de análisis de suelo (lo puedes comprar en cualquier tienda) que te dirá qué tipo de nutrientes tiene tu suelo y cuál es su pH natural.

Recuerda que fertilizantes y otros ingredientes se pueden agregar a tu suelo para ajustar los niveles de nutrientes. También tendrás que saber la textura del suelo. Me refiero a suelo arenoso, arcilloso, mixto etc. A ciertas plantas les va mejor en ciertos tipos de suelo, por ejemplo la arena no retiene el agua de rieg, mientras que la arcilla es todo lo contrario y no drena bien.

La incidencia de la luz solar

Es otro punto clave. ¿El área donde piensas plantar goza de pleno sol, sol parcial o es pura sombra? Sin duda los arbustos que elijas tienen que pasar antes por el “filtro” de la respuesta a las preguntas anteriores. Una planta que necesita pleno sol no crecerá nunca en la sombra.

¿Húmedo o seco?

Por último, al seleccionar el arbusto correcto, piensa en cómo es el ambiente que rodea esa zona, en relación a los extremos húmedo o seco. Si un área no drena bien, pero se queda muy húmeda la mayor parte del tiempo, probablemente tendrás que hacer algunas mejoras a la tierra o de lo contrario remitirte sólo a los arbustos que soporten esa condición.

En relación a estos factores no se puede pensar en términos de mitad y mitad: las plantas soportarán o no las condiciones antes mencionadas, por lo que respetarlas ciento por ciento a la hora de elegir es vital