Herramientas

Cómo elegir la regadera para nuestro jardín

Garden watering can

Sí, aunque no lo parezca hasta escoger la mejor regadera para nuestro jardín tiene su aquél, su pequeño intríngulis. Hoy os contamos cómo determinar qué características debemos tener en cuenta en este utensilio.

¿Plantas altas o bajas?

Uno de los aspectos en los que debemos pensar al escoger una regadera es el tipo de plantas con las que la vamos a utilizar. ¿Es para plantas trepadoras, quizás aquéllas situadas en la parte alta de una terraza a la que no accedemos con facilidad? Entonces es importante que escojamos una regadera con un brazo largo y en vertical, casi como una tetera. Con dicho extremo podremos llegar sin dificultad a esas zonas elevadas. Si por el contrario la queremos para nuestras plantas a ras de suelo, en el mismo jardín, para arbustos o setos bajos… entonces nos bastará con una regadera que tenga un brazo más largo, sin que sea determinante la forma del mismo.

¿Cuándo necesitamos un tipo de boca u otro?

La regadera es un utensilio de diseño muy simple, por lo que cada una de sus partes tiene una utilidad específica. En el caso de la boca no es difícil averiguarla por nosotros mismos: nada más ver la amplitud de la misma sabremos la cantidad de agua que puede arrojar. Pero no pensemos en esto sólo desde nuestra comodidad, sino también en función del tipo de planta y sus necesidades, así como las del terreno. ¿El suelo de nuestro jardín es demasiado reseco y no suele facilitar la penetración del agua? Entonces será recomendable escoger una regadera de boca amplia y agujeros muy finos, a ser posible repartidos a lo largo de toda su superficie. Puede parecer un detalle nimio, pero de esta manera nos aseguraremos que el agua cubra una mayor superficie y sea absorbida de manera uniforme por la tierra.