Paisajismo

¿Cómo es un jardín francés?

Gardens of Chantilly castle, Picardie, France

En nuestro blog hemos hablado de los diferentes tipos de jardín que nos encontramos y en los que nos podemos inspirar para el nuestro. Hoy os contamos cómo son las características principales de un jardín frances.

Seguro que más de una vez hemos visto jardines franceses en películas de época o en series y los hemos identificado al instante, y es que se trata de un paisaje muy característico. A partir del siglo XVI, cuando la expansión y el poder de Francia se hallaban en pleno apogeo, fue cuando comenzaron a definirse los aspectos que todavía hoy podemos encontrarnos en sus jardines más emblemáticos. Y es que en ellos no sólo primaba la belleza, sino, más aún, el simbolismo; la capacidad que tenían aquellas vastas extensiones de expresar la magnificencia de la nobleza.

La perspectiva es la clave

El punto de fuga en los jardines franceses se encuentra muy lejano, casi apuntando al inifinito, podríamos decir, aunque las avenidas sean más anchas o más estrechas. Al tratarse de paisajes elaborados en torno a un castillo, también cobraba gran importancia el agua, un elemento de defensa imprescindible. Los parterres y las extensiones de césped bien cortado, en dibujos geométricos, terminaban de decorar y armonizar el conjunto.

Y ahora es cuando nos preguntamos qué tiene esto que ver con nuestro propio jardín. ¿Cómo podemos adaptarlo? Lo cierto es que puede ser muy sencillo. Si nos damos cuenta, se trata de elementos que exigen una cierta planificación sobre el papel por nuestra parte, pero que pueden ser extrapolados o trasladados de manera simple a los recursos de los que disponemos. Podemos elaborar nuestros propios dibujos con césped e incluso recrear esas largas avenidas que desembocan en un pequeño estanque circular en el centro. Si queréis algo más de inspiración, os recomendamos los diseños de Chantilly, Sceaux o el imponente Versalles. Quién sabe, ¡quizás consigamos recrear un homenaje en miniatura!