Plantas y Flores

¿Cómo interpretar las hojas de nuestras plantas?

Leaf

Los amantes de las plantas, quienes dedican largas horas a cuidarlas y entenderlas, no dudan en dar fe de las múltiples maneras de comunicación que éstas poseen. Quizás para los menos versados esto pueda resultar complicado de entender, pero sigue habiendo algunas señales que todos podemos aprender de ellas.

Por ejemplo, el hecho de que cada tipo de hoja transmite una serie de informaciones diferentes; mejor dicho, transmite una manera distinta de cuidar a la planta en cuestión. Cada especie necesita unos cuidados propios, y en nuestro blog os hablamos de ello más de una vez, dándoos consejos generales; sin embargo, si alguna vez nos queremos llevar una planta a casa y no sabemos cuál es, podemos al menos hacernos una pequeña idea de cómo debemos cuidarla atendiendo a la forma de sus hojas. Y decidir así si podemos mantenerla, claro.

A grandes rasgos, la clasificación es la siguiente:

  • Las hojas pequeñas, por regla general, necesitarán mucho sol, pero no pedirán demasiado riego.
  • Las hojas grandes suelen pertenecer a plantas que necesitan menos sol (perfectas para decorar en casa, por ejemplo) y sí necesitarán algo más de agua.
  • Las hojas que tengan colores necesitan más iluminación que las que son simplemente verdes. Muchas veces nos encontramos con que esta clase de plantas pierden su colorido rápidamente, sin que sepamos por qué. El motivo es precisamente tan sencillo como éste: ante un ambiente con poca luz, es normal que sufran esta decoloración. De manera que ya sabemos, más o menos, cómo solventarla…
  • Por último, nos encontramos con las hojas más fáciles de identificar e interpretar de todas: las espinas. Sí, como bien sabemos suelen asociarse a cactus, plantas y flores propias de las zonas desérticas, y todos tenemos claro cuáles son las necesidades de éstas: poca agua, un riego casi anecdótico, y buena iluminación a su alrededor.