Plantas y Flores

Cómo plantar bulbos en nuestro jardín

Tulip Bulbs

Flores como los tulipanes, los narcisos, los jacintos o los gladiolos tienen algo en común: todas ellas surgen de los llamados bulbos o rizomas. No es nada díficil, pero si queremos tenerlas con nosotros debemos aprender algunas nociones fundamentales sobre cómo plantar bulbos en nuestro jardín.

El tamaño del bulbo variará en función de las plantas que queramos obtener, y también lo hará la época del año propicia para ellas. Como norma general, los meses de otoño son los adecuados para las plantas que florecen en primavera, y viceversa: aquellas que surgen entre el verano y el otoño deben ser plantadas en primavera. Sea cual sea el tipo, debemos escoger siempre una parcela de tierra en nuestro jardín que no sea especialmente arcillosa y no retenga el agua en exceso, ya que un encharcamiento acabará enseguida con nuestros bulbos. Los expertos en la materia recomiendan tierra arenosa y un lugar donde el sol incida en abundancia.

¿Ya hemos escogido el lugar adecuado en el jardín? Pues ahora llega el momento de las herramientas. Para plantar los bulbos sin riesgo de dañarlos, lo mejor es hacernos con un plantador específico para ellos, que encontraremos en cualquier tienda de jardinería. Realmente podemos utilizar una pala de mano normal y corriente, pero si es nuestra primera vez haremos bien en utilizar una herramienta preparada que nos evitará inconvenientes. Para remover la tierra y colocar el bulbo, hemos de emplear una azada.

Es importante que la tierra en la que vamos a depositar los bulbos esté suficientemente mullida, algo que podemos conseguir con la azada o removiendo con nuestras manos. Muchas personas tienen dudas a la hora de cavar el hoyo en el que colocar el bulbo; la profundidad precisa depende del tipo de planta. Sí debemos tener en cuenta en todas ellas el colocar el punto de brotación siempre hacia arriba, y dejar una distancia adecuada entre bulbos, que les permita desarrollarse y evite que se entorpezcan.

Tras esto, poco más: sólo nos quedará el riego normal para cualquier plantación (recordad de nuevo evitar la formación de charcos al hacerlo) y esperar con paciencia a que las coloridas y brillantes flores alegren nuestro jardín.