Plantas y Flores

Cómo plantar en un semillero

Nursery plants

El verano parece que empieza a esfumarse, para tristeza de muchos. Si es nuestro caso y nos ponemos melancólicos, qué mejor que alegrarnos estas semanas plantando nuevas flores. Os explicamos cómo plantar en un semillero de manera fácil para dar la bienvenida a esas plantas de la temporada otoñal.

Un semillero no es otra cosa que un recipiente preparado para que podamos separar nuestros cultivos de manera mucho más fácil que si nos limitamos a plantarlos en el jardín; si éste es grande, si tenemos muchas plantas diferentes o simplemente si no estamos acostumbrados a organizarnos en temas de jardinería, es posible que se nos olvide dónde está cada una o cuáles son los cuidados que precisan. Con un semillero no tendremos este inconveniente; además, muchos de ellos vienen incluso separados en compartimentos, lo que nos permite agrupar flores que necesiten atenciones similares.

Tanto si nos decidimos a fabricarnos nuestro propio semillero (en el caso de que seamos manitas) o compramos uno, debemos tener en cuenta una serie de condiciones:

  • El drenaje en el jardín es muy importante y en nuestros semilleros más todavía: nunca compremos uno que no tenga los agujeros necesarios en su base para evitar la acumulación de agua.
  • El sustrato que empleemos variará en función de las plantas, aunque preferiblemente hemos de elegir uno arenoso. Si no lo tenemos claro y no han podido ayudarnos, basta con que nos limitemos a la turba o el mantillo, los mismos que emplearíamos para cualquier maceta de nuestro hogar y que siempre dan buenos resultados.
  • No debe dar el sol directamente y de forma muy intensa en el semillero, por lo que es recomendable colocar una placa de cristal o un plástico. De esta manera también contribuiremos a ayudar que se mantenga la humedad. Aun así, el consejo que dimos antes también vale para este punto: cada tipo de planta puede tener un requisito de iluminación distinto, así que es mejor informarse primero con un experto.

El semillero es el paso previo, claro está, no es el recipiente definitivo para nuestras plantas. En el momento en que veamos que empiezan a florecer o brotan las primeras hojas tenemos que estar muy atentos para trasplantarlas, ya sea al jardín o a una maceta.