ConsejosHuertosProductos

Cómo potenciar tu negocio de jardinería

En un post anterior te invitábamos a comenzar tu negocio de jardinería, alentándote a convertir tu afición en un medio de vida. En el punto donde quedamos, te recomendaba la necesidad de asesorarte sobre temas legales ya que las empresas minoristas necesitarán un permiso de vendedor y la licencia de venta al por menor, como requisitos mínimos.

¿Qué pasos dar a continuación?

El análisis del espacio y su máximo aprovechamiento no es un tema menor.  Ten en cuenta que necesitarás un invernadero para precisamente “agrandar” tu negocio y tener plantas de todas las temporadas. Invertir espacio en este recurso te garantiza operatividad y stock de plantas todo el año, de modo que estarás en posición de competir frente a aquellos proveedores cercanos que no dispongan del mismo.

Un punto que te invito a valorar en este sentido, es la posibilidad de arrendar (o más adelante comprar)  un local si se da el caso de que disponer de más espacio impactará en mayores posibilidades de ingresos, por ejemplo para mostrar tus productos al por menor disponibles, o contar con un espacio de oficina para mejor atención de los clientes, o -como mencionaba antes- construir un invernadero.

Soluciones integrales

Una buena idea es siempre pensar tu negocio desde la perspectiva del cliente; esto significa ni más ni menos, ofrecerle todas las soluciones que requiere y no sólo por ejemplo ofrecerle semillas, pero no equipo, herramientas o insumos como fertilizantes, o accesorios de jardinería etc.

Proyectarse a la comunidad

Es un truco que nunca falla: busca maneras de aumentar el perfil de tu negocio de jardinería en tu comunidad local. Hay cosas sencillas que te demandan tiempo pero casi nada de inversión y que tienen excelentes resultados, como por ejemplo la realización de talleres de técnicas de jardinería. Eso atrae futuros clientes y pone tu negocio en “boca” de todos, una propaganda indirecta que muy bien te viene.