Consejos

Cómo proteger muebles de exterior y complementos de jardín

Swing

A medida que se acercan las buenas temperaturas, aumenta el tiempo que pasamos en el jardín y también las actividades que realizamos en él, por lo que llevamos muchos muebles y otras pertenencias afuera. Es un hecho que de la mano de eso, vamos sacando y dejando permanecer -incluso por las noches- muchos objetos vinculados a nuestra vida al aire libre.

Para este 2013: ¿qué nos espera? : muy sencillo, disfrutar de nuestro jardín y asumir el reto de proteger nuestros muebles adecuadamente.

Muebles de jardín

Todo depende del material en que estén construidos. En términos generales señalo que lo mejor que se puede hacer es mantenerlos bien protegidos con productos acordes a cada cas. Por ejemplo, en el caso de los típicos muebles de hierro de jardín, lo mejor es pintarlos adecuadamente. Los pasos serían: lijar y remover la pintura vieja, pintar toda la superficie con antióxido, dejar secar muy bien y dar una mano de pintura plástica por encima. Vale aclarar que por pintura plástica entendemos ese tipo de pintura que al secarla queda brillante con una superficie como esmaltada, lo que la hace 100% resistente al agua.

Si hablamos de muebles de madera, lo ideal es dar una buena mano de barniz marino, precisamente tiene ese nombre porque se usa en el caso de maderas expuestas al agua de mar, o para residencias cercanas a las zonas costeras dnde el impacto del viento y agua salada es importante.

En el caso de muebles de plástico, sostener una buena higiene es suficiente.

Fundas de protección

Esta es una de las opciones más inteligentes porque con ellas puedes proteger una amplia variedad de objetos, incluso muebles, bicicletas o coches que queden estacionados al aire libre. Las fundas vienen en diversos materiales, pero siempre son impermeables por lo que protegen ciento por ciento los materiales de los objetos en cuestión.

La precaución a tomar en este caso es elegir fundas bien ajustadas al objeto, o colocarlas con la mayor seguridad posible a los efectos de no correr el riesgo de que un viento fuerte las quite de su lugar y vayan a parar muy lejos de su ubicación. Si no es posible comprar fundas a medida, o fundas con terminación elástica, recomiendo colocar peso encima de cada objeto o ajustar la funda con cuerdas o algún recurso similar.