ConsejosPaisajismo

Cómo solucionar problemas de drenaje en el jardín

Como decíamos en un post anterior vinculado a este tema, es más que importante trabajar sobre este tema antes de que el incremento de riego natural que se da en el verano nos conduzca a problemas.

Uno de los primeros pasos clave es determinar las ubicaciones de la cuenca y su salida. Localiza la cuenca en el punto más bajo en el área a ser drenada, a continuación busca la salida en un área que sea capaz de manejar el agua añadida. La salida debe ser por lo menos 1 1/8 “por debajo de la cuenca por cada 60 cm ‘de distancia entre la cuenca y la salida.

Lo siguiente, será instalar el sistema de drenaje. Habrás de pensar en las tuberías adecuadamente colocadas y todas ellas vertiendo a una rejilla que oficiará de primer desagüe.

Ten en cuenta que cada zanja que realices y toda tubería que se integre al sistema, deberá quedar instalada en la pendiente adecuada para dirigir los flujos de agua exactamente a dónde queremos. Si utilizas tuberías corrugadas vigila especialmente el cuidado de mantener plano el fondo de la zanja para  evitar puntos altos en el tubo corrugado que puedan obstaculizar el flujo de agua.

Una vez que tengas todo el sistema conectado, no dudes en realizar pruebas. No esperes  bajo ningún concepto a la primera lluvia para “comprobar” que algo no haya quedado bien. Las pruebas te permitirán detectar fallos y controlar ajustes.

Una vez que el test resulte satisfactorio y todo quede a tu gusto, recién allí puedes proceder a tapar todo con tierra nuevamente (en los casos y sectores  que corresponda). Quedará mucho más prolijo y en condiciones óptimas.