ConsejosPlantas y Flores

Comprando plantas

Cuando el impulso de comprar plantas nos invade, es exactamente eso lo que pasa: se apodera de nosotros y no podemos dejar que la “pasión” nos venza. Hay que comprar pensando, balanceando, comparando precios y recordando en todo momento que estamos comprando seres vivos, que requerirán cuidado y deben vivir bien.

Hoy por hoy, los viveros e invernaderos altamente tecnologizados, permiten que casi cualquier cosa se puede comprar , ya plantada,  casi en cualquier momento.  Las decisiones deben contemplar varios aspectos, entre ellos el desarrollo futuro de la planta y el tamaño que podría llegar a adquirir.

En realidad, la mejor época para plantar árboles y arbustos es  la primavera, especialmente en las zonas de invierno frío y riguroso. Si tienes la posibilidad de comprar para sembrar en primavera también te dará un plus: ella se enraizará y fortalecerá lo suficiente para “endurecer”  y soportar  correctamente los embates del próximo invierno.

Por otro lado, no puedo dejar de decir que el otoño también es buena época para plantar arbustos y algunos árboles: el tiempo será suficiente para que la planta se adapte, y para que el  crecimiento de las raíces -aunque se produzca el invierno- sea suficiente para asentar correctamente la planta y superar el shock de trasplante.

Si  necesitas un arbusto en particular, un árbol, o incluso una vid, no lo dudes, compra con tranquilidad pero evita ferias y vendedores ambulantes. Sinceramente te aconsejo que compres en viveros o tiendas de tu entera confianza, donde goces de una asesoramiento serio y comprometido.

Aquellas tiendas que tienen un prestigio bien ganado, tienen mucho que perder si te venden mal.

Por otra parte la compra de arbustos de flor, en flor, es la claridad de lo que vas a encontrar y de hecho de lo que estás comprando. Por otra parte – y esto vale para todo tipo de plantas en general, evitarás el problema de las etiquetas mal puestas, que son todo un dolor de cabeza.

Enfatizo esta afirmación, especialmente si tú eres de esas personas que otorgan importancia a la armonización de colores en el jardín. Si bien puedes guiarte por la sutileza de la forma y color que aporta una descripción o una foto, nunca será lo mismo.

Cuando nos decidimos a comprar plantas, para que la experiencia sea un placer, te aconsejo contemplar algunos de estos aspectos…

Ten muy claro lo que quieres…

Tan simple como suena, esto es fundamental en la compra de las plantas. ¿Hay una planta específica que estás buscando? Tal vez deseas lograr un propósito específico, ya sea un árbol de sombra, una pantalla, un seto o cualquier otro propósito. Por ello es que es es una buena idea hacer una cierta investigación primero. Una idea es mirar alrededor de tu área y ver cómo otros vecinos se han ocupado de situaciones como la tuya.

Tenga en cuenta su clima…

Vale informarse por Internet en general, pero la palabra final debe dártela   un vivero local, quienes conocen mejor por lo general las plantas de acciones adecuadas para tu área. Sol o  sombra,  entre otros factores por supuesto, es importante tener en cuenta pues es un hecho que la exposición puede hacer una diferencia. Una pared de cara al sol fresco de la mañana es un microclima muy diferente a una pared caliente orientada al oeste que la explosión se llena de calor por la tarde.

Nuestra vocación por plantar nos seduce y lo que sucede es algo así como que el corazón de este uno se convierte en un vivero.

En realidad, la mejor época para plantar árboles y arbustos es la primavera, aún para las zonas de invierno frío. No obstante -siempre dependiendo de la zona donde vivas y de las características de cada temporada en sí misma- no es la única opción e incluso, también hay que evaluar qué clase de plantas son las que estás buscando.

Por ejemplo, el otoño es la mejor temporada si estás pensando en arbustos y también el mejor  el tiempo para la plantación de árboles en las zonas cálidas, cercanas los trópicos.

En otras palabras, si estás comprando plantas y son aptas para plantar en otoño, hazlo sin miedo: la planta tendrá tiempo de adaptarse en esta época y el  crecimiento de las raíces aún se producirá durante el invierno, y estará bien afianzado para los brotes vigorosos de primavera.

De todos modos, no olvides que la plantación en macetas y tiestos, y en condiciones de relativo resguardo puede hacerse casi cualquier época del año.

Por último un buen consejo general:  es una ventaja la compra de arbustos en flor, estando en flor, porque tendrás absoluta certeza y claridad de lo que vas a encontrar. Evitarás los problemas de falso etiquetado (puede pasar aún en la tienda más seria…)