Consejos

Consejos para cuidarlas siempre vivas

Flower of houseleek (sempervivum).

Hay pocas flores con un nombre tan bonito como éstas. En los últimos años se ha popularizado, no sólo por la belleza de su colorido sino por su capacidad de adaptación. Os traemos algunos consejos para cuidar las siemprevivas si os decidís por cultivarlas en casa o en el jardín.

Como hemos comentado, podemos cultivar siemprevivas dentro de una maceta, si queremos tenerlas en casa, o bien en el jardín, en tierra o incluso en zonas rocosas. Es, por tanto, una buena elección para diferentes tipos de personas: para quienes buscan plantas fáciles de cuidar y que no necesiten mucha luz (ahora que llegan las vacaciones esto puede ser una prioridad, o si vivimos en uno de esos pisos a los que no entra la luminosidad más que unas pocas horas al día), o para los que quieran tener un jardín con zonas diferenciadas o incluso temáticas (recordad los consejos que os dimos al respecto hace algunos días). Y en ambos casos disfrutaremos de su colorido sin par.

En un caso o en otro, se recomienda que se plante en tierra arenosa, porosa, a ser posible ligera. En primavera y en verano, en los primeros momentos de esta estación, tiene lugar la floración; será entonces cuando habremos de añadir nutrientes si queremos echarle una mano en el proceso (las siemprevivas se caracterizan por ser un tanto más lentas que otras en florecer).

Aunque aguantan bien la sombra, como hemos comentado, es importante que reciban una generosa dosis de luz una vez al día. Si las vamos a tener en jardín, hemos de asegurarnos de plantarlas en un lugar que cumpla este requisito; si vamos a mantenerlas en el interior, podemos limitarnos a cambiarlas de sitio cuando sea necesario.  El riego tampoco tiene por qué ser demasiado intenso; basta con hacerlo de manera abundante una vez a la semana (abundante… pero sin ahogar a nuestras flores).

Las siemprevivas, cortadas y desecadas, se emplean a menudo en decoración y en arte floral. Otra estupenda manera de sacarles partido, e incluso de aprender un nuevo hobby si nunca nos hemos parado ello.