Plantas y Flores

Trucos y consejos para cultivar rosas en tu jardín

Blossoming  flower beds

Cultivar rosas en un jardín, si bien lleva algunos cuidados, no es un reto imposible de abordar. Estos trucos y consejos seguramente son lo que estabas esperando para decidirte.

Las rosas, las flores favoritas de los jardineros de todo mundo, son grandes intérpretes y protagonistas de un jardín, ya  que bien cuidadas, vivirán por muchos años y producirán miles de flores exquisitas. Comienza por imaginarlas: una imagen vale mas que mil palabras y ella será motivación más que suficiente para prestar atención a estos consejos.

¿Dónde ubicar las plantas?

Los aspectos a contemplar en este punto si vas a cultivar rosas, son básicamente tres:

  • Elegir para las rosas en un lugar soleado con mucho movimiento de aire alrededor de las plantas.
  • Que éste lugar, por ser aireado, no resulte desprotegido de severas corrientes de aire y eventuales vientos o lluvias demasiado fuertes.
  • Que el suelo de dicho sitio sea rico y sano. Recomiendo antes de plantar, sumar un poco de estiércol bien curado o compost y algunas pastillas de fertilizantes dinámicos. En caso de que se trate de zonas con suelos ácidos, habrá que añadir un poco de algún producto capaz de equilibrar el pH del mismo.

¿Se pueden plantar en macetas?

Por supuesto que sí. Al cultivar rosas en maceta, tienes la ventaja de movilizarlas en caso de malas condiciones del clima. Una precaución extra a tomar es que las rosas en maceta deben ser alimentados o fertilizadas con mayor cuidado.

Plagas y enfermedades

Al cultivar rosas hay que estar alerta. Las enfermedades más comunes son el conocido “punto negro” (manchas oscuras en hojas amarillentas), el oidio (manchas blancas con moho) y la  roya (protuberancias naranjas). Todas ellas son comunes enfermedades de hongos que pueden debilitar seriamente rosas.

En cuanto a plagas de insecto, menciono a los áfidos quienes son ávidamente  atraídos por los brotes tiernos de las rosas.

Lo más aconsejable es prevenir. Puedes optar por productos de superficie o por productos sistémicos; estos últimos dan gran protección y si no tienes muchísimos rosales son sencillos de aplicar.

Consejos de poda

Cuando podes usa tijeras afiladas y  poda la mayoría de las rosas en medio a finales de invierno. Quita las ramas débiles y delgadas.
Inmediatamente después de la poda, mientras que las rosas no tienen hojas, rocíe con algún producto para limpiar las enfermedades fúngicas, escamas y ácaros.