Consejos

Consejos para detectar problemas (II)

consejos-para-detectar-problemas-ii

He aquí la continuación de la primera parte que te presentaba hace pocos días atrás, donde comenzaba por plantearte la importancia de ser capaz de detectar la presencia de problemas a tiempo, y evitar – como decían nuestras abuelas – males mayores.

Lo cierto es que las plantas son como tú, como yo y como todos nosotros y nosotras: también se enferman y por esta razón es importante conocer su lenguaje sintomatológico y de ahí, sin más rodeos la pertinencia de compartir esta guía. A continuación continúo proponiéndote el listado de trastornos, enfermedades y plagas que puede tener tu planta debido a los síntomas que presenta. Concentro descripción en dos de las que son más preocupantes y frecuentes, afirmación en la que seguramente coincidirá conmigo cualquier jardinero con experiencia.

  • Una de las plagas frecuentes y molestas son los parásitos conocidos como cochinillas. Éstos insectos aparecen pegados a las hojas y tallos.Generalmente son de color blanco, rojo, rosado y negro. Acarrean todo tipo de problemas y son complejas de sacar, a menos que acudas a un buen producto químico, medida que, tomada a tiempo evita problemas más complejos.

  • Por último hablemos ahora de los conocidos como insectos chupadores , tristemente “famosos” por la magnitud de sus daños; el de mayor incidencia es el llamado pulgón, cuya anatomía puedes observar muy bien en la espléndida imagen de portada. Su presencia se declara cuando compruebas hojas cortadas brotes débiles y amarillentos; observa con cuidado y seguramente les detectarás. Aquí también hay que actuar rápido y muy probablemente acudir a químicos o productos fitosanitarios específicos. No me animo a recomendarte alguno o alguna marca en especial, porque todo depende de la zona climática en que vivas, y en base a ello hay que evaluar si conviene una aplicación foliar o sistémica.

Pero a no asustarse en demasía, y creer que las plantas son una inagotable fuente de dolores de cabeza. Estos problemas que pueden presentar tus plantas, en realidad son complicaciones normales para las estaciones de primavera y verano ya que el aumento de la temperatura y la humedad crean un ambiente propicio para todo tipo de insectos y enfermedades.

Simplemente tú debes de estar muy atenta para evitar que esto le suceda a tus plantas y recordar que no hay mejor remedio que una buena prevención. Próximamente estaremos abordando ese tema.