Arboles

Consejos para escoger nuestro abeto de Navidad

wild wood

Seguro que casi todos vosotros tenéis ya vuestra decoración navideña puesta, incluido el alegre árbol. Para los rezagados, sin embargo, o quienes estén esperando a tener vacaciones para dedicarse a ello, os traemos algunos consejos para escoger un abeto natural.

Antes de hablar de cómo hemos de escogerlo, tenemos que pensar unos momentos en sus cuidados, al menos en lo más básico. Da igual que queramos tener el abeto en el jardín o en el interior de casa: las normas serán las mismas. La maceta en la que lo vayamos a colocar debe tener la anchura suficiente como para que pueda expandir sus raíces, y es recomendable que lo plantemos en una mezcla de arena y turba. Al igual que sucede con el resto de plantas durante el invierno, si va a estar dentro de casa no debe estar expuesto a fuentes de calor constantes.

 ¿Qué variedades debemos escoger?

Algunos tipos de abeto no son especialmente recomendables para nuestro jardín, teniendo en cuenta sus particularidades y lo dificultoso de sus cuidados. El pinsapo o el abeto blanco pueden ser fáciles de encontrar, incluso sin tener que acudir a una tienda especializada (el primero crece en Cádiz y Málaga, y el segundo en los Pirineos). Pero no sólo se trata de árboles que exigen un tratamiento muy especial, sino que además son especies protegidas en la actualidad. Lo mejor es elegir un abeto rojo, un abeto del Cáucaso o de Normandía. Todos ellos se comercializan normalmente (no es difícil verlos en jardines públicos, por ejemplo) y son árboles muy resistentes que no tendrán problema en adaptarse a cualquier clima.

Una vez transcurrida la Navidad, como sucede con flores de Pascua o nandinas, no tenemos por qué ir corriendo a deshacernos de nuestro abeto. Nos podemos plantear el mantenerlo en el jardín, incluso replantándolo junto a otros o en un lugar a la sombra donde pueda acompañarnos durante muchos meses más.