Piscinas

Consejos para la utilización del cloro en la piscina

piscina

El cloro es quizás el producto más imprescindible para nuestra piscina, pero no siempre entendemos bien para qué sirve o cómo se utiliza. Hoy os damos algunas pautas básicas.

Para empezar, ¿sabemos exactamente por qué es tan necesario el uso del cloro en nuestra piscina de jardín? Si queremos conseguir ese efecto de agua cristalina que tanto nos gusta y que tan bien queda en las fotografías, debemos emplearlo. Pero los beneficios no son sólo estéticos, claro está: el cloro ejerce de purificador y elimina bacterias y hongos perniciosos en el agua. Así que es fundamental para mantener la higiene en cada uno de nuestros baños. Además, si nuestra piscina tiende a estar concurrida (¿a quién no le gusta organizar de vez en cuando reuniones veraniegas en el jardín?), debemos emplearlo con más frecuencia para evitar estas impurezas y riesgos para la salud.

Cómo controlar el nivel de cloro

Existen muchos métodos para controlar el nivel de cloro en nuestra piscina, algo que debemos realizar una vez por semana, preferiblemente, en los meses estivales. La electrólisis es uno de los medios más utilizados hoy en día porque también nos permite medir el pH, otro aspecto fundamental de nuestras piscinas. Como siempre, nada de utilizar ningún sistema a la ligera: si tenemos cualquier duda de uso o interpretación es mejor consultar con un especialista.

El nivel de cloro en nuestras piscinas de jardín tiene que oscilar preferiblemente entre 1 y 1,5 partes por millón, lo que se señaliza como p.p.m. Si llueve, dicho nivel disminuirá, así que es importante que lo revisemos y ajustemos después de cada chaparrón de verano que nos sorprenda. Y un último consejo práctico ante algo que todos hemos sufrido alguna vez: si nos cae cloro en la ropa, más nos vale limpiarla de inmediato con un chorro de alcohol o la prenda perderá el color para siempre.