Plantas y Flores

Consejos para plantar nenúfares

water lily

Crear un estanque en el jardín, un proceso del que ya hemos hablado por aquí, es la parte complicada y tediosa. Ahora viene lo mejor: dotarlo de vida. Os damos hoy algunos consejos para plantar en él nenúfares.

Seguramente es lo primero que nos viene a la cabeza en cuanto decidimos tener un estanque o un lago en miniatura en el jardín: esa imagen de los estanques orientales, lugares de paz y calma, con sus koi asomando tímidamente entre las plantas acuáticas… Plantar nenúfares no debe diferenciarse demasiado de la siembra de cualquier otra planta, pero sí que hay algunas precauciones y normas básicas que seguir.

Cómo colocar la maceta

Sí, quizás no lo habíamos pensado, pero como es lógico debemos usar macetas para plantar nenúfares y otras plantas acuáticas. El tamaño de ésta puede variar en función del que sepamos que va a alcanzar la planta en cuestión, pero lo que es realmente importante y común a todas es la distancia en que la coloquemos con respecto a la superficie del agua. En un primer momento se recomienda que haya, como mínimo, unos cuarenta centímetros. Para plantas más pequeñas se puede reducir a treinta y cinco o treinta. Conforma la planta vaya creciendo, tendremos que ir bajando paulatinamente hasta colocarla finalmente en las profundidades.

Tierra especial

En tiendas especializadas en productos de jardín nos venderán paquetes de tierra específicos para nenúfares. Es importante que lo compremos sobre todo si vamos a tener peces en el estanque desde un primer momento, ya que la tierra que usamos para el jardín normalmente puede contener componentes químicos muy nocivos para éstos. Hablando ya de la relación entre peces y plantas, por cierto, es importante que tengamos en mente algo obvio: no se trata de elementos decorativos sino de seres vivos que van a convivir, a compartir el espacio y también el oxígeno. No debemos plagar el estanque de plantas que puedan asfixiar a los peces, ni tampoco poner un número excesivo de estos. Conviene que consultemos las características específicas del nenúfar o la planta que escojamos para saber encontrar el equilibrio.