Consejos

Consejos para podar setos

Prune the buxus

Pocas cosas lucen mejor en un jardín que los setos bien recortados, incluso con formas y motivos  originales si tenemos alma creativa. Como tantas otras plantas, lo fundamental para conseguir buenos resultados es seguir unas normas de cuidado básicas. Hoy os traemos consejos para podar setos sin causar destrozos.

Antes que nada, hemos de decidir si queremos un seto formal o informal en nuestro jardín; esto es, si vamos a recortarlo a nuestro antojo o preferimos dejar que se desarrolle libre, en cuyo caso necesitaremos cuidarlo y recortarlo tan sólo una o dos veces al año. Con respecto a los setos formales, tenemos dos maneras básicas de estructurarlos,  ésas que seguro hemos visto en más de un jardín. La primera consiste en podarlos de forma que quede un cuerpo estrecho; ésta opción puede resultar adecuada si los tenemos en fila, por ejemplo. La otra forma habitual es la de podarlos dejando la base más ancha e ir estrechando conforme subimos. Los setos estrechos exigen un cuidado más constante para que las ramas no sobresalgan por los lados, mientras que los segundos no precisan de poda con tanta frecuencia. Eso sí, la primera vez que lo hagamos será importante que regulemos bien la anchura de la base y de la parte superior para que tengan un tamaño similar y no descuadren. Esta clase de setos cuenta con una importante ventaja: la luz penetra con mayor facilidad en toda su envergadura y las hojas inferiores se mantendrán tan verdes como las que estén arriba.

Las temporadas de recortes

La zona en la que residimos será determinante para decidir cuándo podar los setos de nuestro jardín. Si nos encontramos en una zona mediterránea, tendremos que preocuparnos de recortarlos unas tres veces al año; en ocasiones puede que incluso cuatro o cinco. Esto ya puede depender de la especie en cuestión o de si se vivimos en un lugar con temperaturas muy altas. Como norma general, se establece un calendario con un primer recorte entre febrero y marzo, otro en mayo y un tercero entre julio y agosto. Octubre, cuando se produce el último rebrote del año, puede ser el mes adecuado si nos hiciera falta una última poda. Con estos cuidados regulares, tendremos prácticamente asegurado que nuestros setos se mantengan hermosos y saludables.