Consejos

Consejos para recoger las hojas secas del jardín

Leaf blower

La estampa de un jardín alfombrado de tonos ocres y dorados es de las más hermosas que podemos encontrar… hasta que las hojas nos llegan por las rodillas, claro, y no nos queda más remedio que hacernos cargo de ellas. Os damos hoy algunos consejos para recogerlas sin perder la paciencia.

Lo principal, sobre todo, es no obsesionarnos con este tema. Recoger las hojas secas del jardín no es fácil si además el viento se empeña en hacernos la vida imposible, arrastrándolas donde no queremos o trayendo algunas de quién sabe dónde… y si encima tenemos poco tiempo o lo dejamos para el fin de semana puede acabar resultando un castigo digno de Sísifo. Así que pensemos con un poco de sentido estético y práctico. ¿Nos parece que las hojas quedan bien en algún rincón concreto donde no estorban? ¿Nos gusta el tono que le proporcionan a nuestro jardín? Entonces lo mejor será limitarnos a quitarlas de los caminos o de los lugares en los que realmente entorpezcan el paso, y punto. A otra cosa. Seguro que tenemos otros muchos aspectos de los que ocuparnos en el jardín lugar de volvernos locos con esto.

 ¿Cuál es el mejor método para recoger las hojas?

Tenemos el más tradicional: simplemente tomar la escoba (una que esté especialmente destinada a ello como herramienta de jardinería, como las que suelen tener la cabeza en forma de abanico) y dedicarnos a barrer, un método sencillo que nos bastará si nuestro jardín no es demasiado grande o si el viento no nos molesta demasiado. O podemos emplear un rastrillo, que nos permitirá ir un poco más rápido y recoger mayores cantidades de hojas de una sola vez.

La manera más rápida, sin embargo, y más cómoda es recogerlas a través de los aspiradores o sopladores. En este punto nos encontraremos diversas opciones: sopladores con mayor o menor potencia y capacidad, con diferentes boquillas que se pueden regular… Debemos escoger el que mejor se adapte a nuestras necesidades y al tamaño de nuestro jardín. Sin duda, ésta es la opción que más nos facilitará la vida, aunque también será la más costosa.