Consejos

Consejos para recuperar el agua de lluvia

contenedor lluvia

Uno de los aspectos que más nos preocupan del jardín es el riego. La llegada de la primavera puede ser un buen momento para probar diferentes métodos de recolección de agua de lluvia que nos permitan reducir gastos y al mismo tiempo regar de manera muy natural.

Y es que las ventajas de utilizar agua de lluvia para regar nuestra plantas en el jardín no se dirigen sólo a nuestro bolsillo: también nos permitirá evitar esos añadidos artificiales y poco beneficiosos que contiene el agua que corre por nuestras cañerías. Podemos escoger muchos tipos de contenedores de agua de lluvia: desde lo más básico, como puede ser un cubo que recoja la que cae por nuestro canalón desde el tejado, hasta modelos más sofisticados que incluyen depuradores y filtros de diversos tipos.

La opción decorativa

No debe preocuparnos el aspecto estético: muchas de nuestras tiendas dedicadas a productos del jardín nos ofrecen modelos de contenedores con diseños que no afearán para nada esa rosaleda o ese rincón verde que nos hemos esforzado en cuidar. Hay depósitos sobrios, de PVC, que cumplen con su función y poco más, pero también hay otros que se “disfrazan” de ánforas, de maceteros, de regaderas… ¡incluso de muros! Todo vale con tal de que no desentonen con nuestro jardín.

Filtros para bajantes

Si ya disponemos de un bajante o canalón y no queremos molestarnos en instalar nada más allá de un simple contenedor, podemos acoplarle un filtro que nos servirá, como hemos comentado arriba, para limpiar el agua recogida de todo tipo de impurezas. Nuestras plantas se merecen lo mejor, y aunque el agua de lluvia sea muy natural no hay que olvidar de dónde procede: no está libre de la polución que se acumula en la atmósfera y en determinados ambientes puede hacer más mal que bien si no se limpia adecuadamente.