Consejos

Consejos para tener plantas carnívoras en casa

Depositphotos_6947644_xs

Las plantas devoradoras de insectos llaman fácilmente la atención de pequeños y mayores, sobre todo por sus numerosas representaciones en la cultura popular que conocemos desde siempre. Hoy os ofrecemos algunos consejos para tener plantas carnívoras en casas si queremos llevar nuestras curiosidad un poco más allá.

Lo primero que hay que tener claro es que las plantas carnívoras son bastantes sensibles. Esto vale tanto para las tropicales como para las no tropicales. Las primeras tienen una necesidad de humedad especial, mientras que las segundas están acostumbradas a ambientes y entornos con temperaturas más extremas, especialmente cuando llega el frío; de hecho, suelen hibernar en invierno durante una larga temporada para evitarlo. Tanto si hablamos de un tipo como de otro, debemos ser muy cuidadosos cuando llevemos plantas carnívoras a casa. Los expertos recomiendan que antes de nada se sitúen en un terrario y las cuidemos desde ahí al menos durante un mes. Esto les ayudará a evitar el impacto que pueden sufrir al entrar directamente en un entorno tan cerrado como puede ser el de un piso pequeño.

Pero en este mes de aclimatación no podemos olvidarnos de sacarlas de vez en cuando al exterior. Y es que otro requisito de nuestras plantas carnívoras es contar con bastante iluminación. No significa que las pongamos directamente al sol, mucho cuidado con esto. No todas las plantas carnívoras precisarán de la misma cantidad, y a algunas incluso puede dañarlas recibir demasiado. Como siempre, hemos de informarnos muy bien. ¡Cada una tendrá su “librillo”!

La humedad y el clima

La mayoría de las plantas carnívoras precisan de bastante humedad. Como hemos comentado, otras muchas pasan en hibernación entre tres y cuatro meses. Debemos adaptarles un espacio adecuado para ello; lo mejor es meterlas directamente en nuestro frigorífico, tapadas con una bolsa. Es recomendable que no nos olvidemos de ellas en este tiempo, eso sí. Aunque la naturaleza es sabia, y probablemente estarán en perfecto estado cuando volvamos a sacarlas en primavera, es posible que se formen hongos o que la tierra no cuenta con la humedad mínima que necesitan. Por ello, recordad echarles un vistazo de vez en cuando.