Consejos

Consejos para trasplantar esquejes

Gardening

Si somos jardineros novatos, una de las principales dudas que nos pueden surgir es la referente a los esquejes. ¿Cuándo debemos plantarlos y, sobre todo, cuándo debemos proceder a trasplantarlos a la tierra? No os preocupéis, hoy os damos algunos consejos para trasplantar esquejes  que seguro que no se olvidan.

¿Qué clase de plantas pueden reproducirse por esquejes? Es una técnica que se usa bastante en los árboles, sobre todo en los frutales, aunque realmente cualquier planta de jardín puede dar buenos resultados de esta manera. También podemos utilizar esquejes en nuestra terraza o con nuestras plantas de interior; de hecho, es una manera mucho más sencilla que la siembra en estos casos si no contamos con demasiado tiempo libre.

El trasplante de esquejes es recomendable en primavera y verano; en otoño- invierno, los períodos en que la mayor parte de las plantas hibernan, no hace tanta falta. El objetivo fundamental, como sabemos, es proporcionar un espacio mayor para que la planta pueda desarrollar sus raíces adecuadamente. Si hablamos de un jardín, probablementen no tengamos problema en encontrar ese espacio. En el caso de las plantas de interior, tendremos que conseguir macetas adecuadas para cada estadio de crecimiento, algo muy sencillo si acudimos a tiendas especializadas en jardinería.

¿Cómo trasplantar sin riesgo para la planta?

Existen algunos errores comunes a la hora de trasplantar esquejes: hacerlo antes de tiempo, cuando todavía no es necesario del todo (y someter a la planta al estrés que supone), o sin el debido cuidado. Esto último es más serio, ya que podemos dañar las raíces. Lo idóneo es emplear una pala de jardinería específica para esquejes (recordad que en nuestro blog ya os hablamos de los distintos tipos de pala hace unos días), y esto es recomendable tanto en jardín como en maceta. Para sacar el esqueje hay que ir tirando siempre hacia arriba, nunca hacia los lados, con las dos manos y muy suavemente. Debemos tener paciencia y no dar tirones bruscos si la planta se nos resiste. Cuando volvamos a colocar el esqueje en la tierra, tendremos que asegurarnos de que ésta lo sujeta firmemente y lo deja bien enraizado, sin posibilidad de que se doble o sea arrancado por el viento.